Lo que no podía faltar en Jobabo esta semana

Lo que no podía faltar en Jobabo esta semana


Por: Yaidel M. Rodríguez Castro

Jobabo no estuvo a la altura de los días festivos. Faltó ese ambiente al que estamos acostumbrados aquí y que se determina por la satisfacción de arribar a una fecha tan importante que es el 26 de julio con cosas nuevas que satisfagan de alguna manera necesidades del municipio y contribuyan con la sociedad, pero no… este año todo pasó inadvertido salvo un puñado de no tan concurridas actividades y un buen acto municipal en ocasión de la efeméride (celebrado el 17 de julio).

Se esperaba más, por que podía haberse hecho más… tanto en gestión para presentar algo nuevo a los jobabenses como para celebrar la segunda efeméride más importante de la Revolución Cubana. ¿Acaso no podía haberse inaugurado uno de esos ordeños mecanizados que están pendiente de instalar? ¿o los nuevos termos de leche que completan la ruta en una parte del municipio? ¿o alguna de las viviendas concluidas en los dos polos con que cuenta Jobabo?

Una obra de envergadura era imposible… sin embargo en Las Tunas sí se pudo. Muchos jobabenses se preguntan ¿Por qué en la capital provincial se construye tanto y tan aceleradamente y Jobabo no puede si quiera terminar algo para el 26 de julio? Estoy seguro que no se trata del fatalismo geográfico al que todos apelan, sino en la gestión y exigencia que hay que hacer para por lo menos cumplir que se asignen los recursos que tocan por el plan… si eso se hubiera hecho, esta semana Jobabo tuviera algo que inaugurar.

Pero en cuestiones de recursos y obras la historia juega una mala pasada a estos parajes. Lo que sí no se comprende es que el 26 de julio, a media mañana, la ciudad parecía uno de esos días feriados normales o un simple domingo. No se aprovechó ni el talento ni los recursos que hoy tiene cultura y el resto de los organismos para hacer de ese día una excelente conmemoración, tanto a la altura de la fecha como de lo jobabenses.

¿Acaso no estaba al alcance exponer en el parque los tantos objetos que atesora el museo municipal relacionados con el Movimiento 26 de Julio? ¿Sería tan difícil exponer obras de las artes plásticas y artesanales alegóricas al 26 de julio, cuando es harto conocido que Jobabo es una potencia en ello?  y qué decir de la gastronomía ¿cómo no se va a preparar nada especial para el 26 de julio en las unidades gastronómicas con tantas recetas ricas que tiene la cocina cubana?

Como dije al inicio, los jobabenses esperaban más en estos días festivos, no por ser feriados y la necesidad de recrearse, como es lógico, sino por la fecha que representan, por la necesidad de no dejar pasar por alto una fecha a la que estamos acostumbrados a que sea especial en todos los sentidos. Es complicado ver cuánto se hizo en el resto de los municipios tuneros y aquí el 26 de julio pasó prácticamente inadvertido, salvo lo que siente la población: orgullo de esa efeméride.
 




No comments:

Contact Us

Name

Email *

Message *

Popular Post